Los dolientes 

Somos aquellos en los árboles, los últimos amigos de las lágrimas y los masones olvidados del culto a los sueños. Vivimos desollados, vulnerables a la vida y departiendo entre risas los afectos y dolores. Sentir no es la manía, sino el camino. 

Rindo pleitesía a los míos: en sus llamas y cruzadas, por la valentía de crear y dejar en las cosas su amor desmedido, por no callar y empujar contra las olas. 

Me regocijo en el calor de quien va acompañado

IMG_20191028_133938-01.jpeg
Emilio U.
Posible apocalipsis