Pensares: plegaria

Cómo me aproximo a ti, Vida, si soy un destello frustrado de la vida, si la luz que reflejo es negra y mi alma fragmentada. Soy una agonía, un sietemesino mal-logrado, que respira y se ahoga, al mismo tiempo, porque la forma del amor no en-caja en mis vestidos. Hice del afecto mi manera, pero a penas si capto el misterio, adopto el significado, porque no puedo aprehender la esencia. He pensado para mí la redención, ésta es el sino de un mártir, que busca en los ojos que sí ven el re-conocimiento que yo mismo no logro al verme al espejo. Tres brujas me hechizaron, y mi pena es no poder alcanzar el amor propio

… y así no puedo creer que tus besos de pestaña, (mi) esquimal, me prefieran…


Soy intenso y te lo dije, porque encarno una antinomia: quiero amar(te) por sobre todo, más no acepto ser querido. Mi afán por distinguirme proviene de mi miedo, ser incapaz de creer tu aprecio y enlistarme en mi cruzada por ser tu centro. Compito por tu amor, porque no me sé, simplemente, plausible de éste. Y cómo has oído, en el amor y la guerra, todo cabe. Soy mezquino y despreciable, porque tiento mi porte y expongo mi vida, sólo por des-velarte y ser tu agonía. No es de mi ser peligroso, siento náuseas en la corrida, el ruido no me es propio y siempre he juzgado la inconsciencia; pero estoy perdido o quizá, he perdido.

Mereces la verdad, porque te has entregado, me has visto en el infierno y has besado mi frente. Te muestro la verdad, porque no tengo dónde más llevarla: eres mi último círculo, la intimidad. He pensado en los años venideros, en que crezcan los eugenios, de noches abrazados y besos -que te debo- en los fríos de Oriente, y he visto el negro y las pecas como herencia. Seré sincero, y confieso soñarte.


Aquí estoy yo, o por lo menos uno de tantos, el más creyente y esperanzado, mi mejor versión que motiva el cambio. Estas palabras son un gesto de rebeldía al destino, y aunque pueda re-caer en la noche o los segundos, dejo escrito el testamento que es la guía. Te he partido y me odio, pero me odiaría más si me alejara y dejaras de soñar.


...Quiero que tu rostro siga siendo el faro en mis azules...

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo