Canciones del peregrino

En la música, que para mi dolor, no hago, encuentro una reivindicación sin igual. Un trago de aquello que no sabía que anhelaba, y que disfruto como los dioses su ambrosía.  

En estas canciones he hallado compañía y empatía, impulso y motivación o simplemente alegría para compartir con los míos. En todo caso, acá un gesto de entrega y reconocimiento: de los versos que he visto meritorios de recopilar y que animaría a otros a intentar.

 

Melancolía

Calma

Urbana